Ir al contenido principal

Si vas a emprender ¿Sabes dónde te metes? [Riesgos de emprender]

He decidido emprender ¿Cuáles son los riesgos?

Una vez que se decide emprender el entusiasmo suele desbordar y eso es increíblemente peligroso. Y esto se ve agravado cuando el emprendimiento se asume sin una mentalidad critica y con excesiva confianza en uno mismo. Por eso, antes de afrontar cualquier idea y asumir la responsabilidad de desarrollarla, es bueno pararse un momento a pensar cuales son los peligros que trae consigo el emprendimiento que estamos apunto de abordar. El negocio y la inversión perfecta no existe. Hay que tener mucho cuidado, por que todo proyecto corre el riesgo de fallar en algún momento aunque lo hagamos todo perfecto. 
Las amenazas de nuestros proyectos pueden salir de cualquier parte, tanto de nuestro entorno como de nosotros mismos. Nunca se debe asumir que una mala racha es eterna ni que el éxito durara por siempre. Por eso hoy quiero destacar cinco factores de riesgo que se suelen dar al emprender a los que poca gente les presta atención (sobretodo cuando se es joven o principiante). Estos factores se asumen y se visualizan desde perspectivas erróneas por norma general, así que esta bien parar un momento en el desarrollo de nuestras ideas, para abordar estos cinco puntos con el fin de que no se conviertan en una condena. Si se los deja de lado pueden hacer mucho daño y acabar con nuestros proyectos antes de que empiecen. 

5 factores de riesgo que enfrentas al emprender. 

Como siempre digo, emprender no tiene por que ser sacar una empresa a delante. Emprender es una actitud que te empuja a desarrollar ideas que pueden ser propias o no. Si reflexionáis sobre el propio concepto podréis ver que el emprendimiento esta más relacionado con la capacidad de incitativa de cada uno, nuestro sentido de la responsabilidad y nuestras inquietudes que con los empleos y las empresas. Por tanto, comiences el tipo de proyecto que comiences, es bueno que prestes atención a estos factores. Puede que no todos se ajusten a tu caso, pero te aseguro que uno o más de ellos están presentes en tu proyecto. 

Los ingresos tardan en llegar.

El primer riesgo a comentar es el que va directamente implicado a nuestros beneficios. Estos no se generan automáticamente, y asumir que esto va a pasar es un riesgo grave. Los proyectos tardan en empezar a caminar y por tanto tardan en empezar a generar los ingresos necesarios para que camine por si solo. Durante esa etapa inicial de poco flujo de caja, desgraciadamente, los gastos no disminuyen, si no que aumentan. A nuestros gastos diarios como puede ser alimentación o transporte hay que agregarles los propios del proyecto. Y da igual que lo que estemos empezando sea un proyecto que conlleva una inversión nula, por que siempre un gasto acaban por generar. Anteriormente hable en este blog de que se pueden montar tiendas online sin invertir dinero, pero hasta estos proyectos que tienen un coste nulo conllevan gastos, ya que seguimos necesitando internet, un ordenador y electricidad. Aunque bajemos a un bar y usemos el wifi y la electricidad de allí, seguiremos necesitando un ordenador y un euro para pagarnos nuestro café.

No hay sueldo

Este riesgo que toca comentar ahora es el gran secreto escondido a simple vista: si emprendes no hay suelto. Tendrás beneficios o perdidas, pero no tienes un sueldo. El sueldo esta reservado para aquellos que trabajan por cuenta ajena, no para los emprendedores. Y esta verdad es algo que me han discutido muchas veces ya que la teoría dice todo lo contrario. La teoría dice que nuestros proyectos son entes externos a nosotros, que nosotros gestionamos y que estos han de generar un entorno económico saludable que de el dinero suficiente como para darnos un sueldo. De los ingresos que se generan en los proyectos se ha de deducir los impuestos, los gastos propios del proyecto y los sueldos de los que trabajen en él, pero es estúpido pensar que si se genera más beneficios de los presupuestados nos quedaremos con esos beneficios, pero que si se genera menos nuestros sueldos no se verán perjudicados. Sea cual sea el caso, el sueldo se modifica, por tanto, al final lo que existen son beneficios, perdidas y riesgos económicos. No creo que la teoría sea incorrecta, pero si que es muy difícil de aplicar en la mayoría de los proyectos. Esto además tiende a fallar, tanto en positivo como en negativo, cuantos más riesgos se asumen. ¡Ojala la teoría se pudiese aplicar con la facilidad que se formula! Pero hasta que los proyectos se solidifican, los sueldos de los emprendedores solo son teoría, y el beneficio salarial solo una hipótesis.

Riesgo del capital, vida social y tiempo personal

Cuando se emprende se pueden estipular muchos escenarios negativos y planes de contingencia ante estos, pero la realidad es que el ultimo colchón de todo proyecto somos nosotros mismos. Si todo falla, el ultimo muro es nuestra vida, por tanto nunca nos podemos atrever a pensar que que estamos seguros ante nuestros proyectos (a veces un riesgo laboral puede acabar siendo un riesgo en nuestra vida). Si todo falla nuestra cartera deberá responder ante posibles deudas, deberemos dedicar más tiempo del que deseamos y nuestra vida social tal y como la conocemos estará en riesgo. Debemos invertir tiempo en cuidar nuestro entorno y cooperar con él, ya que si se da esta situación es lo único que nos podrá ayudar ante tal momento de incertidumbre y riesgo. 

El flujo de caja es un factor variable

No podemos pensar que el flujo de caja es algo fijo y constante. La variación de cuanto dinero estemos ingresando depende de muchos factores externos e internos. Pensar que siempre ingresaremos poco o mucho dinero es estúpido. En ambos casos siempre hay que estar muy atento y pensar por que esta pasando todo. No podemos conformarnos ni pensar que durara por siempre la situación que se esta viviendo. Por ello hay que estar siempre con los ojos bien abiertos para entender como funciona nuestro proyecto y como se relaciona con su entorno para entender de esa forma sus valores financieros

Valorar más de la cuenta nuestro producto

Este riesgo sucede cuanto más pasión y tiempo dedicamos a nuestras ideas. Cuando una idea nos gusta y nos enamora tendemos a valorarla sin mirar sus posibles fallos. Hay que recordar que cuando nosotros presentamos un proyecto estamos presentando una propuesta de valor que pretende solucionar los problemas de los consumidores, por tanto no es nuestro trabajo valorarla. Da igual que valor le demos a nuestra idea, por que al final la única opinión que importa es la del consumidor. No es nuestro trabajo decir si una idea es genial o absurda. Nuestro trabajo se reduce a presentar la idea ante los consumidores y ellos son los que la valoraran en consecuencia. Asumir nosotros el valor final de la idea significa asumir un riesgo que nos puede llevar a fracasar rápidamente y no entender los motivos del fracaso. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tomar consciencia de nuestras emociones [Test de Inteligencia emocional]

Un test para hacer autoevaluación. Tiempo atrás publique un post en este blog con un test de inteligencia emocional. La aceptación fue enorme (más de lo esperado) y solicitasteis varios de vosotros por redes sociales que compartiéramos un test más amplio.
El ultimo que compartimos consistía en 8 preguntas que servían de base para conocernos un poco mejor. Pero, como bien indicamos en el anterior post, su resultado no era 100% estricto. Veréis, el problema de los test de IE emocional es que no son de fiar al 100%. Se pueden manipular fácilmente, no dan datos precisos y varían su resultado dependiendo de el punto de nuestra vida en el que estemos. Son muchos los factores que influyen a la hora de realizar un test de este estilo. Y como el test nos lo hagamos nosotros mismos podemos flipar, por que con mucha facilidad podemos entrar en la gran fiesta del autoengaño.
No obstante, como bien se comento en redes sociales, si que es cierto que un mayor volumen de preguntas pueden ayudarnos e…

¿Te arreglas bien contigo mismo? [Test de inteligencia emocional]

La enseñanza de Sócrates "conócete a ti mismo" es darse cuenta de los propios sentimientos en el mismo momento en que éstos tienen lugar, constituye la piedra angular de la inteligencia emocional. Daniel Goleman ¿Qué es la inteligencia emocional? En el día a día tomamos cientos de decisiones que son más o menos cruciales para nuestra vida. Desde tomarnos una chocolatina hasta opciones de empleo, son cuestiones cotidianas que intentamos resolver siempre de la manera más acertada posible. Si bien es cierto que intentamos por norma general ser objetivos con nuestras decisiones, también lo es el hecho de que nuestras emociones y sentimientos afectan en estas decisiones empujándonos en una dirección u otra. Por mucho que lo intentemos no somos robots pragmáticos que resuelven todos los asuntos de manera matemática. De ser así nos incluso podrían tildarnos de robots nativos del planeta de los gilipollas. Por tanto tenemos que ser conscientes de que, nos guste o no, nuestras emocio…

Si no sabes, ¡COPIA! [Eventos reproducibles]

Copiar no es fácil. Copiar entendido como el hecho de repetir lo que hace otro, puede ir contra nuestro propio carácter y nuestra forma de ser. Ángel Gavin

Nuevos mercados laborables: Profesiones en auge en la era digital
¡Quiero ser influencer! ¡Quiero ser youtuber! Hoy en día estas dos proyecciones de futuro se escuchan mucho más de lo que nos hubiéramos pensado hace 10 o 15 años. Si bien es cierto que estas actividades laborables (por que si, esto puede ser un trabajo serio) están en auge, también existe mucho desconocimiento sobre las mismas y su funcionamiento. No es tan fácil hacerse blogger como puede llegar a parecer.

Post relacionado: ¿Cuánto cobre un influencer? [Marketing de influencias] No todo es grabar vídeos y subirlos a Youtube o colgar unas cuantas fotos en Instagram. Esto es algo más complicado, pero como vemos a gente que consideramos iguales a nosotros tener éxito, damos por sentado que todo sera cocer y cantar.  El sacar un rendimiento profesional a una red social e…